COLECTIVOS 2017 - 2019

Topoficcionar, docuficcionar, invencionar, biografiar y habilitar nuestras

genealogías, negociar constantemente con la realidad e invitar a otras

personas a realizar esta labor en conjunto, para sostenerse, sostenernos

y sostener lo que deseamos, para que lo público se revele íntimo, y la

vida, y no la muerte, vuelva a ser un espacio común.

 

Aristeo Mora 4

La noción de creación colectiva u obra colectiva, es una noción de larga data en la escena teatral mexicana, sin embargo, dentro de esa idea, lo colectivo ha permanecido dentro de un modelo de creación determinado por roles y jerarquías establecidos entre los integrantes de estos grupos. Esta exposición tiene por objetivo situar nuestra mirada en colectivos que a partir de finales de la última década, ejercen formas distintas de relación entre sus integrantes. Es en estos grupos de personas y sus formas de relación basadas en la noción de colectividad, sororidad y comunidad que esta muestra se concentra. 

 

Es difícil datar de manera precisa los momentos de transformación de la creación teatral organizada de manera jerárquica hacia un modelo de convivencia colectiva. En el apartado de -Antecedentes- hemos trazado un recorrido que nos ha permitido observar cómo a lo largo de la primera década del milenio, y gran parte de la segunda, las formas del hacer teatral han ido configurando relaciones distintas de convivencia, tanto al interior como al exterior de los propios grupos. 

 

Nuestra actualidad nos obliga a reformular el diálogo con el presente, el paso de los últimos años en los que se concentra el trabajo de estos colectivos ha sido un periodo de transformaciones que es, como explica Virginie Despentes, “la historia del fin de las democracias de Occidente. De cómo los mercados financieros han descubierto lo bien que pueden funcionar dentro de regímenes autoritarios, mejor incluso que dentro de las democracias, pues atados de pies y manos consumimos mejor”.

Existen diversos factores que han conformado una nueva visión sobre la creación colectiva; el contexto social y político, los movimientos sociales, el rumbo geopolítico, las políticas culturales, y otros factores que han sido determinantes para la toma de conciencia de los hacedores de teatro y se han vuelto preocupaciones comunes de los grupos más recientes. Esta forma de relación colaborativa y desjerarquizada se ha puesto en marcha por una generación de personas que de manera consecuente a los cambios y transformaciones tecnológicas buscan otra forma de relación social, de alternativa al uso de bienes comunes y finalmente; de emancipación a una noción de propiedad privada impuesta por el modelo económico capitalista, extractivista y neoliberal. 

 

En el apartado de -Aspectos sociales relevantes- hacemos un recuento de algunos de los momentos sociales más significativos en el contexto de México, eventos que han contribuido a una toma de conciencia y a una participación activa de estos jóvenes creadores que procuran la colectividad como forma de trabajo.

 

Presentamos algunos colectivos que desde su configuración han establecido dinámicas de participación distintas a las de las compañías teatrales tradicionales y a los grupos liderados por un único punto de vista. Esta exposición no pretende ser exhaustiva y abordar el trabajo de todos los colectivos que existen en la actualidad en la escena mexicana, sin embargo, presentamos una selección enunciativa de una forma de pensar y hacer específicas. En esta sección enmarcamos el trabajo de colectivos que a partir de años recientes han procurado un sentido a su quehacer artístico, logrando formular un cuestionamiento sobre distintas circunstancias sociales y una reflexión crítica sobre el ejercicio del poder. 

4 Aristeo Mora de Anda, Compañía Opcional

5 Virginie Despentes, prólogo para Paul B. Preciado, Un apartamento en Urano. Crónicas del cruce. p 12. Editorial Anagrama. Barcelona 2019.