Fotografía 01 Créditos Michelle León - Colectivo Jermú.jpg

COLECTIVO JERMÚ

  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo
  • Instagram

Gayatri Morales Fragoso, Daphne Nájera VilledaSara F. Flores

CDMX, Edo. Mex. e Hidalgo

El Colectivo Jermú nace en julio de 2020 bajo la iniciativa de Daphne Nájera Villeda, Gayatri Morales Fragoso y Sara F. Flores (por orden aleatorio, no jerárquico). Con su ópera prima "Menos mal que es torpe y que me quiere. Si no me quisiera y fuera hábil, WhatsApp sería un arma horrible", creada ex profeso para WhatsApp, obtuvo los apoyos: Apoyo a Creadores y Agentes Culturales, otorgado por la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, (septiembre de 2020), así como el Apoyo a la producción y presentación teatral “Incubadoras de Grupos Teatrales 2021”, otorgado por la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM (marzo de 2021).  Entre noviembre de 2020 y agosto de 2021, el Colectivo Jermú ha dado un total de nueve funciones de "Menos mal que es torpe y que me quiere (...)" de manera virtual, vía WhatsApp y Telegram para diversos festivales y escuelas, entre las que destacan el Festival El Aleph, la FFyL de la UNAM, CCH Sur y CCH Oriente de la UNAM, la Universidad La Salle Pachuca, entre otras funciones.

 

Durante el mismo periodo de tiempo, el Colectivo Jermú ha participado en diversas ponencias y charlas, entre éstas destacan: el diálogo público sobre violencia digital que tuvieron junto la activista Olimpia Coral Melo y la Doctora Raquel Ramírez, en el marco del Festival El Aleph 2021 y "Jermú: s.f. Mujeres que luchan y crean desde la rabia, el amor y el autocuidado", en el marco del 8M a través de la CInIG de la FFyL de la UNAM. En julio de 2021, el Colectivo Jermú obtuvo el premio a "Mejor Locación Inesperada", otorgado por Los Jimenitos Aguords y en agosto de 2021 fue seleccionado como finalista del Festival Internacional de Teatro Universitario, ambos reconocimientos por su obra "Menos mal que es torpe y que me quiere (…)"  Al tratarse de un formato innovador, "Menos mal que es torpe y que me quiere (...)" despertó el interés de diversos medios, entre los que destacan: televisión (Noticias 22 del Canal 22 y En Casa del Canal Capital 21), periódicos (La Jornada, EXCÉLSIOR, MILENIO Gaceta UNAM), revistas (Proceso, entre otras), sitios web (UNAM Global, entre otros), radio y podcast (Morras Mexas, IMER NOTICIAS, Trasatlántico de Código Radio, Su Casa y Otros Viajes de RADIO EDUCACIÓN y Este Lado del Teatro de Código Radio) y canales de YouTube (REVISTA LATENTE; entre otros).

 
Actualmente el Colectivo Jermú continúa buscando generar discursos que propicien el diálogo, la inclusión y la sororidad y trabaja en la liminalidad entre el arte y la lucha feminista.

¿POR QUÉ TRABAJAR EN COLECTIVIDAD?

 

El Colectivo Jermú es un grupo teatral conformado por mujeres jóvenes feministas comprometidas con nuestra labor artística. Nosotras nos conocimos en el último año de la carrera y decidimos empezar a trabajar en colectividad porque compartimos formas similares de ver y entender la vida y teníamos metas parecidas en torno a la creación teatral. Trabajar como Colectivo Jermú nos ha permitido tener una postura política clara y crear en torno a las problemáticas de nuestro contexto y situaciones que aquejan nuestro tejido social, así como explorar juntas las diferentes posibilidades que nos da el teatro.


A lo largo de nuestra formación académica, nos enseñaron, en gran medida, una sola forma de hacer teatro, así como una sola forma de entender el arte, inmiscuido en un sistema capitalista y patriarcal. Al ser conscientes de ello, nosotras decidimos no ser parte de esa enseñanza ni de esas prácticas verticalizadas. Nos hemos rebelado ante un trabajo de imposición jerárquica y lo estamos haciendo desde nuestra trinchera jermú en donde la horizontalidad, el acompañamiento y la sororidad son vitales en nuestros procesos. Nosotras apostamos por legitimar nuestros sentires, nuestras emociones, lo que nos atraviesa y constituye como mujeres y como personas en nuestro contexto y en nuestras microhistorias. Apostar por ello sólo puede llevarse a cabo con el espacio y las condiciones propicias que nos brinda el trabajo en colectividad.

¿CUÁLES SON SUS METODOLOGÍAS PARA ABORDAR UN PROYECTO EN COMÚN?

Desde que comenzamos a trabajar juntas, cuando creamos el Colectivo Jermú, nos propusimos que nuestro quehacer estuviera impregnado de sororidad, autocuidado y horizontalidad. Nuestra metodología está encaminada a una serie de fundamentos que giran en torno a estas tres prioridades, así como a tener presente que somos seres humanas y no máquinas de producción teatral.


Durante nuestro proceso de creación, esta premisa se fue complejizando hasta el punto en que decidimos generar un manifiesto que contiene una serie de principios que, sin darnos cuenta, ya estábamos poniendo en práctica y que creemos necesarios para que funcione el trabajo colectivo. Decidimos compartir dicho manifiesto en una ponencia a la que fuimos invitadas por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en el marco del Día Internacional de la Mujer (#8M), como ya se habrán dado cuenta nos gustan los títulos largos, por lo que decidimos nombrarla: "Jermú: s. f. Mujeres que luchan y crean desde la rabia, el amor y el autocuidado". Este título define lo que para nosotras es ser una Jermú. Una Jermú lucha, pero no sola sino en colectividad, no deja caer a sus compañeras, llora o ríe junto con ellas.


Como previamente lo habíamos anunciado, el autocuidado es una de nuestras prioridades. Creemos que es pertinente romper con la idea arcaica y sobrevalorada de “el arte está antes que cualquier cosa”. Pues antes que el arte, estamos nosotras, nuestra salud y las personas que amamos. Y bajo ese entendido nos regimos nosotras. Priorizamos el autocuidado, la escucha, la sororidad, los espacios de trabajo seguros y libres de violencia, la honestidad, el acompañamiento, el respeto, la confianza, el trabajo colectivo, el crecimiento en conjunto, la horizontalidad y la fuerza y la rabia como estímulos de creación. No somos máquinas, somos compañeras y somos un grupo. Honestamente, este método no es sencillo. Involucra romper con formas de trabajo muy arraigadas a nosotras, cuestionarlas y estar vigilantes siempre de no caer en ellas, sin embargo, no es imposible. Estamos seguras que trabajar en espacios armoniosos y seguros sí se puede, es necesario y es revolucionario. 
Les dejamos el link de nuestra ponencia antes mencionada: https://www.youtube.com/watch?v=S34DFFwG7W4

¿CUÁLES SON SUS REFERENTES PARA LA CREACIÓN QUE DESARROLLAN?

El trabajo del Colectivo Jermú parte de la necesidad de hacer teatro que contenga un discurso potente y comprometido con nuestros ideales. Esta necesidad chocó con nuestro contexto: la crisis sanitaria por la Covid-19. 
Para nosotras, como colectivo, el choque significó que teníamos que repensar la forma de conectar con nuestro público. Nos pusimos como reto encontrar una forma de performar que tuviera fuerza y a la vez fuera amable. En ese recorrido fue donde descubrimos que la herramienta que tenemos casi como extensión de la mano, el teléfono, también puede fungir como espacio performativo.

 
Trabajamos nuestra propuesta, una obra de teatro por WhatsApp, bajo los principios de exploración y construcción de un nuevo formato escénico, sin referentes previos que nos apoyaran en lo que realmente queríamos hacer. El “Teatro por WhatsApp” no es un concepto que estudiamos o conocimos antes de nuestra creación, pero también es cierto que para acercarnos a él, fuimos adaptando diferentes aspectos del teatro presencial, el que sí conocíamos, a nuestro nuevo formato, de modo que se preservara la esencia de la teatralidad.


Si bien no hay referentes claros en torno al teatro por WhatsApp, es importante mencionar que el tema de la obra, violencia digital, surgió desde un inicio y fue uno de los elementos fundamentales para la construcción del contenido y del formato mismo. El activismo social de Olimpia Coral Melo y del Frente Nacional por la Sororidad son claros referentes de la obra de teatro que construimos. Nuestro trabajo surge como respuesta a la necesidad de generar nuevas formas de hacer teatro en medio de la pandemia, pero al mismo tiempo se apega a nuestros principios como colectivo feminista y busca atender otras problemáticas actuales y también  urgentes, como la violencia digital.

 
Otro de nuestros referentes es la dinámica que genera “La voz humana” de Jean Cocteau. En esta obra la ficción se sostiene por una llamada telefónica. Aunque con una historia y un entorno muy distinto, nosotras podemos relacionar la arriesgada idea que tuvo Cocteau, de crear una narrativa que nada más se sostuviera alrededor del teléfono, con nuestra propuesta teatral, pero en nuestro contexto, nosotras no queríamos quedarnos únicamente con la charla por teléfono sino que la obra se hiciera por ese mismo medio, y que se viviera de una forma cercana que ya tenemos y que hemos ido implementando cada vez más en nuestra cotidianidad: el uso del WhatsApp. Esta plataforma fue ideal para poder dar paso a lo que queríamos contar, cómo lo queríamos contar y  lograr los objetivos de nuestro teatro.


Por último queremos mencionar que al ser nuestra obra un tejido que se construye a partir del tema y del formato, no sólo bastó trasladar lo que sabíamos del teatro al nuevo formato sino que también tuvimos que hacer un traslado de vivencias desagradables que lamentablemente atravesamos con normalidad las mujeres. Mencionamos lo anterior porque pensamos que los referentes de esta creación sin duda se fueron tejiendo y desarrollando en todo el proceso creativo a partir de legitimar nuestra experiencia como punto de encuentro con la ficción.