IMG-20161213-WA0003 - LUIS ANGEL GOMEZ.jpg

COLECTIVO EUTHERIA TEATRO

  • Twitter - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo

Luis Angel Gómez Pérez, Talia Yael Rodríguez Carranza, Carolina Álvarez Berrocal, Jorge Enrique Sánchez Viñas, Nareni Escotto Gamboa, Héctor Sandoval Rodríguez, Gabriela Guadalupe Hernández Aparicio y Jesús Antonio Núñez Giles  

Ciudad de México

Somos Eutheria Teatro, un grupo de creadoras y creadores escénicos que realiza proyectos colaborativos apostando a que el teatro es una posibilidad de habitar con los otros. A través de procesos de investigación, abordamos nuestras inquietudes para convertirlas en experiencias escénicas, indagando en el contexto inmediato, estructuras ficcionales y estrategias poéticas que permitan el convivio con el espectador. 
 
Desde 2012 hemos investigado cómo gestar procesos de creación y producción que permitan el desarrollo de cada uno. Consideramos la colectividad como una oportunidad de potenciar las ideas individuales, crear sinergias y espacios para ensayar la política y los afectos. Nos interesa el teatro como un pretexto para el encuentro y la movilización de emociones y pensamientos. Ya sea en edificios teatrales, espacios no convencionales o mediante procesos pedagógicos, buscamos que las personas que asisten a nuestro trabajo experimenten sucesos estéticos que sean enriquecedores para ellas.
 
Con "Vine a Rusia porque me dijeron que acá vivía un tal Antón Chéjov" pertenecimos a la tercera emisión del programa Incubadoras de Grupos Teatrales. Este proyecto es una coproducción entre Fundación BBVA Bancomer (siendo beneficiados por la Beca de apoyo a las Artes), Teatro UNAM, el Restaurante Ruso Kolobok y el Colectivo Eutheria Teatro. La Agrupación de Críticos y Periodistas de Teatro reconoció a la obra en el 2018 como la mejor dramaturgia de ese año. Entre 2017 y 2018 dimos 75 funciones en sedes tanto institucionales como educativas e independientes: Foro Experimental José Luis Ibáñez, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM; Seminario de Cultura Mexicana; Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM; Foro la Gruta del Centro Cultural Helénico; Teatro Benito Juárez del Sistema de Teatros de la CDMX; Espacio Escénico Espejo Ilusión en Tlaxcala; XV Festival de la Joven Dramaturgia en Querétaro; Foro Antonio López Mancera, ENAT (como parte de ENARTES 2017); Universidad Autónoma Metropolitana; Teatro El Milagro; Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, Estado de México; Teatro La Caja de la Universidad Veracruzana, Veracruz; La Bisagra Teatro; Centro Cultural Teopanzolco, Morelos; Centro de las Artes de San Luis Potosí y Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque y estamos por regresar a escenarios con el Circuito Nacional de Artes Escénicas en Espacios independientes.
 
En 2021 estrenamos "Fuimos Ein-Stein" una creación original de Carolina Berrocal, Héctor Sandoval y Nareni Gamboa que tuvo su primera temporada en la plataforma virtual del Teatro La Capilla.

¿POR QUÉ TRABAJAR EN COLECTIVIDAD?

 

Luis: A mí me queda claro las bondades del trabajo colectivo. Yo trabajo así porque me estimula descubrir puntos de vista que no alcanzo a ver. Hay cosas que solo aparecen cuando tienes la mirada y los oídos de colaboradores. Es de una enorme belleza cuando las ideas resuenan y se potencian con la creatividad y la entrega de las demás personas. Considero que la pregunta es cómo estimular el trabajo en colectivo y no renunciar a él cuando los problemas aparecen. Saber cómo conciliar y generar espacios de cuidado y respeto es fundamental. Trabajar en colectividad entraña retos enormes acerca de cómo generar acuerdos y estructuras que permitan distribuir el trabajo equitativamente y le den voz y capacidad expresiva a todos. En lo colectivo se conjuntan ideologías, esperanzas, afectos, economías y ambiciones personales. Es un desafío no atropellar las individualidades y, a la vez, generar una visión conjunta. Trabajar en grupo es una apuesta enorme.
 
Yael: En éstos últimos meses, la palabra colectivo va cobrando nuevas dimensiones en mí manera de pensar el arte. En lo personal trabajar de forma colectiva permite encontrar nuevos caminos para salir de las zonas acostumbradas y buscar lo estimulante a nível creativo. Me gusta pensarme con otres y aprender a desplazar mis ideas por otros discursos y miradas sobre el teatro a diversos niveles. Lo colectivo es un camino para entretejer afectos para los momentos de crisis y me permite tener perspectiva de mi trabajo. 
 
Jorge: En mi opinión, hacer teatro te lleva a buscar la colectividad de una manera natural. El esfuerzo, voluntad y creatividad de varias personas que piden ser escuchadas y también quieren escuchar. Establecer un espacio para el intercambio de inquietudes permite que esta inquietud deje de ser sólo tuya y también sea del otro, así como tú mismo recibirás la de alguien más. Accionar desde lo colectivo implica ir en contra de formas aprendidas de cómo abordar un proyecto, sin embargo, estar fuera de esta comodidad nos hace pensar un objetivo creativo como algo compartido y esto mismo permite que seamos tanto conscientes de nuestros compañeros y compañeras como de nosotros mismos, de lo que aportamos y de los pasos que estamos dando juntos. Esto exige un movimiento constante.

¿CUÁLES SON SUS METODOLOGÍAS PARA ABORDAR UN PROYECTO EN COMÚN?

Luis: todavía no tenemos una metodología clara. Somos un grupo diverso y todavía no llegamos a una etapa de estructurar un modelo de trabajo. No sé si lleguemos ahí. Soy de la idea que puede haber distintas maneras de hacer colectivo y se pueden actualizar o mejorar conforme uno va creciendo y madurando. En los proyectos que hemos levantado (y los que se han quedado en el camino) hemos intentado que haya un diálogo continuo. Opinamos mucho, lo que es enriquecedor y desafiante al mismo tiempo. Aprendimos a levantarnos del sillón cómodo y a vehiculizar ejercicios y exploraciones que le dieran cuerpo a las opiniones. Así mismo fue de mucha ayuda cuando acotamos más los roles y las responsabilidades para que no se difuminaran en lo indeterminado. Tener una mirada dramaturgistica ha sido fundamental para pensar en el público a lo largo del proceso y generar una manera de comunicarnos con ellos.
 
Yael: Quizá el punto de encuentro, que no se ha vuelto como tal metodología La U sí constante, es el de la inquietud emocional. Me gusta pensar que cada proceso puede encontrar sus propias métodos de pensar el teatro. Pero es importante poder sentir que somos escuchades en el grupo y que por tanto nuestra mirada y formas de hacer necesitan actitudes generosas de entrega y al mismo tiempo la confianza para cuestionar los abordajes. 
 
Jorge: Creo que hasta ahora nuestra manera de trabajar ha sido desde la misma necesidad de hacerlo, de descubrir si hay alguna manera de hacerlo. Buscando verter las necesidades de cada uno en un mismo objetivo. Esto fue en un principio también en la búsqueda de encontrar “nuestra manera” de hacer teatro. Esto se ha movido con el tiempo y la experiencia que hemos ganado, ahora toca descubrir qué futuro le daremos a lo aprendido y ahora a nuevas necesidades que son diferentes para cada uno, incluso fuera del teatro.

 

¿CUÁLES SON SUS REFERENTES PARA LA CREACIÓN QUE DESARROLLAN?

Luis: Creo que depende de cada proyecto. Una de las riquezas de opinar tan distinto es que traemos a la mesa referentes y asociaciones distintas o contrastantes. Cuando comenzamos a trabajar, considero que un referente importante fue el trabajo de Lagartijas Tiradas al Sol, Vaca 35 y el trabajo escénico de directores como David Olguín y Alberto Villarreal. También la complicidad creadora de Daniel Giménez Cacho y Laura Almela. A nivel personal actualmente estoy revisando la enorme herencia latinoamericana de creación colectiva para nutrir referentes en torno a la creación colectiva.
 
Yael: Igual que Luis. A nivel personal me interesan los formatos híbridos, las fronteras y la búsqueda constante de lenguajes. Pienso en Lola Arias, en Bola de Carne. 
 
Jorge: Creo que por haber estudiado juntos compartimos referentes muy similares. Y al preguntarnos cómo queríamos hacer teatro y dónde ubicamos el trabajo colectivo surgieron los nombres ya mencionados por Yael y Luis. Yo sumaría a nuestra generación, que percibo que hay muchos que seguimos buscando nuevas maneras de trabajar con sistemas de producción y creatividad que inviten a un trabajo más horizontal y colaborativo.